Cuando la verdad es silenciada | El Ministerio Público de Curazao se querella contra la acusación de haber comprado la opinión de tres periodistas

siguenos-en-facebook

Por Agustín Bravo Rodríguez – En estos días, observo perplejo como Donald Trump es investido presidente de los Estados Unidos, abrumado ante las justificadas muestras de rechazo hacia él y estupefacto por la rapidez con que se cumplen los peores pronósticos sobre las decisiones que adoptaría tan pronto tomara posesión del cargo con la eliminación de la financiación a ONG que practiquen abortos, eliminación del sitio web en español de La Casa Blanca, publicidad de la línea de joyería de la Sra. Trump en la misma página web, lo que supone un delito de tráfico de influencias, suspensión de relaciones comerciales con Asia y se encamina hacia la supresión de la cobertura sanitaria que puso en marcha su antecesor, Obama.

Ha tomado el poder una persona que ha insultado a todas las mujeres, a los latinos, alguien que en comparecencia ante los medios de comunicación ha insultado a los periodistas mofándose en concreto de un discapacitado, respondiendo solo a aquellos que le ha interesado y ha menospreciado y vilipendiado aquellos que eran críticos con su capacidad para el cargo. Esa imagen de Donald Trump frente a los periodistas era como observar a un bebé caprichoso con peculiar peinado al borde de una pataleta.  Y de igual forma, ser testigo de su investidura, ha sido como contemplar impotente a un bebé con un revólver entre sus manos. Peligroso, muy peligroso que alguien que ha atentado antes de comenzar su mandato contra la libertad de expresión, contra la libertad de prensa al sesgar el derecho de hacer la pregunta oportuna y de hacer llegar a la sociedad una opinión honesta y contrastada. El papel que ha jugado el espionaje Ruso en el resultado de las elecciones en Estados Unidos hace que aceptar ésta realidad sea difícil y que provoque el bochorno de propios y extraños.

“Sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia”. La posibilidad de poder contar lo que es necesario contar sin censura, sin ser coaccionado por el poder político, el poder policial o el crimen organizado es uno de los mayores exponentes de una democracia madura y real. Hoy, como ha sido siempre, la información es poder y tras cualquier mensaje hay una intención, un interés. Por ello el papel del intermediario es de vital importancia. La cifra de periodistas asesinados al cabo del año en el mundo da una triste muestra de ello, 93 fueron asesinados durante el año 2016 en África, Asia-Pacífico, América, Europa, Oriente Medio y el Mundo Árabe*. Tan solo en México murió asesinado un periodista al mes. Una cifra menor a la de 2015 pero con una doble lectura, ya que la autocensura puede estar detrás de éste descenso.

A mi memoria viene el recuerdo de Veronica Guerin, periodista irlandesa asesinada en 1996 por narcotraficantes. Tras su muerte la tasa de criminalidad se redujo un 15% en 1997 en Irlanda. El parlamento endureció las penas y se autorizó la confiscación de bienes por la CAB. Hizo posible el cambio pero al más alto precio.

Sin embargo, el desarrollo de las comunicaciones y la proliferación de las redes sociales sin estar libre de perjuicio han propiciado que todo miembro de la sociedad tenga capacidad para convertirse en emisor y en crear libres canales de comunicación en el que el mensaje se hace viral. Así, hemos asistido a movimientos revolucionarios en países de Oriente Próximo que buscan afianzar la democracia en sus comunidades.

La verdad que se silencia, la injusticia que no se denuncia, la mentira sobre la que no se aporta luz, el delito que queda impune está condenado a enquistarse en el tejido social y a perpetuarse en el tiempo. Por eso, tan solo la sospecha o la acusación de extorsión a un periodista como ha ocurrido en Curazao no es asunto baladí, sin menoscabar en la presunción de inocencia, tampoco se puede negar el derecho a vigilar a todo grupo de poder e influencia que pueda actuar al margen de la ley.

El periodismo es una profesión apasionante y de vital importancia para controlar y mantener a raya el abuso de poder y como apoyo al poder judicial, de ahí el interés de tantos lobbies por impedir su normal y correcto ejercicio, por encauzarlo hacia el mero entretenimiento y en lo posible despojarle de la credibilidad que merece.

Aún en demasiadas ocasiones y en demasiados lugares se vive en la más absoluta oscuridad como la noche eterna en lo más profundo de un océano o en el punto más remoto del universo sin el amparo de una estrella. Hoy es una utopía, pero ansío que podamos ser capaces de llevar luz hasta el más inhóspito lugar, pues nadie jamás ha sido un héroe por su silencio sino por tener el valor de decir la verdad y luchar contra la injusticia.

Bastaría con adoptar una actitud crítica ante todo y ante todos y siempre hacerse una simple pregunta, ¿Por qué?

* De acuerdo con las estadísticas de la Federación Internacional de Periodistas (FIP).

Agustín Bravo Rodríguez

Periodista

NOTA: Las opiniones expresadas en artículos de opinión y remitidos en general, no necesariamente reflejan la opinión de Noticias Curazao. Cada autor es responsable por el contenido de sus artículos.

Comparte