La nueva imagen del rostro de Simón Bolívar, ¿hiperrealismo o distorsión?

siguenos-en-facebook

Por Alfredo Limongi – En los últimos tres años se ha venido promocionando, primero dentro de Venezuela y luego internacionalmente, una nueva imagen del rostro de Simón Bolívar generado a través de técnicas avanzadas de reconstrucción facial 3D, realizado por encargo del presidente Hugo Chávez.

Bolivar-nueva-imagen La imagen, que indudablemente exhibe un realismo sorprendente, ha sido centro de debates que trascienden el ámbito técnico, para caer en el muy caldeado terreno de la división política de la Venezuela de hoy.

¿Se acerca esta nueva reconstrucción más que nunca a la verdadera cara de Simón Bolívar?

El presente análisis pretende ayudar a quienes deseen tomar una posición respecto a esta controversia, y para ello usaremos un excelente punto de partida:

Todos los bandos coinciden en que la nueva imagen no se parece a las anteriores.

Le invitamos a sacar sus propias conclusiones.

¿Cuáles son las objeciones más frecuentes en contra del “Nuevo Bolívar”?

Las objeciones que han surgido después de la presentación de la nueva imagen son de dos tipos:

En primer lugar existen argumentaciones técnicas que subrayan la abierta contradicción entre la nueva imagen y la extensa iconografía y descripciones existentes. Es importante enfatizar que las diferencias no son percibidas solo por algunos inconformes. Están allí a la vista de todos y solo cabe examinarlas por separado.

iconografia bolivar

Por otro lado, en medio del caldeado ambiente político venezolano, existe la suspicacia de que la imagen en su totalidad no pretende representar a Bolívar, sino que busca crear un ícono enmarcado en la imaginería del partido de gobierno.

En cualquier caso, es muy importante abordar con seriedad el análisis de esa imagen, por un lado para darle valor proporcional a su veracidad histórica y por el otro, para contrarrestar el uso político de la misma que traerá, sin duda alguna, consecuencias irreversibles en el imaginario colectivo del venezolano.

¿Cómo se hizo la “Nueva Imagen de Bolívar”?

En la madrugada del viernes 16 de Julio del año 2010, fueron exhumados los restos del Libertador Simón Bolívar depositados en el Panteón Nacional de Caracas. Según el gobierno venezolano, este procedimiento se realizó para establecer la autenticidad de los restos y para investigar la causa de la muerte del Libertador. Posteriormente, se planteó elaborar una imagen 3d de su rostro utilizando tecnología forense de reconstrucción facial. El trabajo fue llevado a cabo por Philippe Froesch en el laboratorio Visual Forensic de Barcelona, España.  Un informe completo del proceso puede ser obtenido en el siguiente enlace: http://bolivar.gob.ve.

El resultado final de la mencionada reconstrucción facial fue presentado en cadena nacional de radio y televisión el 24 de Julio de 2012 por el entonces presidente Hugo Chávez, con motivo de la conmemoración del natalicio del Libertador.

¿Qué se sabe realmente del verdadero rostro del Libertador?

Existe un extenso legado sobre la fisionomía de Simón Bolívar, a nivel de imágenes como también a través de las descripciones de testigos directos.

El abogado Diego Bustillos Beiner publicó digitalmente hace un par de años un interesantísimo libro sobre “El Rostro de Bolívar” que puede ser leído en la página http://elrostrodebolivar.com. En ese trabajo, el autor muestra los principales retratos hechos por diversos pintores y además recopila de un modo detallado, todas las descripciones hechas de la fisionomía de Bolívar a partir de cartas y otros tipos de publicaciones.

Entre los cuadros mostrados por Bustillos Beiner se encuentran las obras de José Gil de Castro (limeño), Francois Desiré Roulin (francés), Antonio Meucci (italiano), José María Espinosa (colombiano) y varios retratos anónimos entre los que el autor destaca uno al que llama “El Retrato del Pintor Anónimo de 1826”.

De las descripciones de la fisionomía de Bolívar recopiladas por Diego Bustillos Beiner el autor destaca las de Perú de Lacroix, Daniel Florencio O´Leary y Francois Desiré Roulin por las siguientes razones:

…en primer lugar, porque los rasgos de Bolívar en ellas descritos se ajustan admirablemente bien a la mayoría de los retratos del Libertador que se hicieron del natural y en segundo lugar, por las siguientes razones: La de Perú de Lacroix porque con absoluta certeza no sufrió los estragos que el tiempo causa a la memoria. Como se sabe, fue escrita el día 27 de abril de 1828, como parte de un diario que mantuvo durante su estancia de dos meses con el Libertador cerca de Bucaramanga en Colombia. La de O´Leary, por haber sido escrita por quien acompañó al Libertador como su edecán por muchos años y debió tener una impresión más vívida de su fisonomía que la de aquéllos que lo conocieron por momentos; y la de Roulin, por haber sido escrita con el ojo clínico de un anatomista, quien tuvo la ocasión de pintar al Libertador del natural…

bolivar-bustillos-beiner-versus-iconografia

En uno de los capítulos del interesante libro de Diego Bustillos, el autor resume además las características físicas: estatura, cuerpo, cabeza, frente, tez, ojos, cabello, rostro, cejas, nariz, boca, pómulos, mejillas, dientes, barbilla, orejas y voz. En otra de las secciones, se presentan de forma detallada, todas y cada una de las cuarenta descripciones recopiladas.

A partir de su trabajo, Bustillos Beiner encargó al escultor inglés Stuart Williamson la misión de producir un busto de arcilla de Bolívar que cumpliera con la información recopilada. Hecho esto, procedieron a elaborar una figura de cera de tamaño natural de Simón Bolívar de cuerpo completo, cuya imagen reproducimos aquí para usarla de contraste con el trabajo hecho por el Ejecutivo Nacional.

¿Es reconocible el rostro de Simón Bolívar en la nueva imagen presentada por el gobierno venezolano?

Ciertamente ninguno de nosotros conoció directamente a Bolívar, por lo que para responder a esa pregunta es necesario apelar a los datos existentes y un poco al sentido común.

A modo de ejercicio, veamos cómo se ven las imágenes cuando se les coloca lado a lado.

bolivar-bustillos-nuevo

Hagamos un resumen de las características del “Nuevo Bolívar” versus la evidencia iconográfica y escrita, según extractos del libro de Bustillos Beiner.

Piel

Nueva imagen: Piel blanca y ligeramente rosada.

Bustillos Beiner: Bolívar tenía (según pinturas y relatos) la piel cetrina o morena, bien porque éste era su color inherente o porque lo había adquirido como resultado de una vida a la intemperie.

 

Rostro

Nueva imagen: Rostro en forma de óvalo largo, relativamente lleno de carnes, robusto y particularmente redondeado a nivel de mandíbula inferior y barbilla o mentón.

Bustillos Beiner: Los retratos del Libertador y las descripciones de sus contemporáneos coinciden en que el rostro era largo, pero ancho en la parte superior y muy afilado en la inferior, de pómulos salientes y mejillas chupadas, sienes deprimidas y de barbilla o mentón agudo u afilado.

 

Cejas

Nueva imagen: Sumamente gruesas, poco arqueadas y muy juntas entre sí.

Bustillos Beiner: Los contemporáneos del Libertador dicen que eran pobladas, pero no que eran necesariamente gruesas. Perú de Lacroix dice que eran poco arqueadas y Roulin que eran arqueadas. Tal vez porque Bolívar debió subir constantemente las cejas, lo que haría que se vieran arqueadas.

 

Ojos

Nueva imagen: Notablemente pequeños y carentes de brillo. Fosa lacrimal totalmente cerrada.

Bustillos Beiner: Bolívar tenía ojos grandes según todos sus retratos, que quizá se verían aún más por la costumbre de subir las cejas. Ocho contemporáneos del Libertador dicen que sus ojos eran medianos o grandes, pero  ninguno que eran pequeños. Muchos refieren que eran brillantes, vivos y penetrantes, características estas dos últimas ausentes en la nueva interpretación del Rostro de Bolívar. Por otra parte, en todos sus retratos Bolívar ostenta una fosa lacrimal abierta y carnosa.

 

Nariz

Nueva imagen: Un tanto corta, ancha y deforme a nivel de la aleta nasal izquierda. Vista de perfil se nota curiosamente larga y totalmente recta.

Bustillos Beiner: Nariz larga (según Adam, Gosselman y O´Leary). Otros usaron términos como “proporcionada”, “bellamente aguileña”, “bien formada”, “bien dibujada”, “correcta” y “finamente delineada”. Tenía un ligerísimo caballete como se observa en los retratos de Roulin, Meucci y Espinosa.

 

Boca

Nueva imagen: La distancia entre la nariz y la punta de la barbilla es enorme, casi podríamos decir, anormal. Labio superior prominente respecto al inferior.

Bustillos Beiner: El labio inferior era el más prominente (como lo describió Perú de Lacroix y como se observa en todos los retratos del Libertador, sean éstos de perfil o de tres cuartos).

Es difícil pensar que todo lo recopilado antes de Junio de 2012 hasta hoy esté errado. Habría que imaginar que distintos pintores, se empeñaron en dibujar imágenes que, aunque no son del todo exactas entre sí, representan a todas luces al mismo personaje. Además habría que explicar como tantos autores que describieron físicamente al Libertador, narraron facciones distintas a las develadas por el gobierno de Hugo Chávez.

Más sencillo es pensar que por alguna razón, el Simón Bolívar reconstruido no es una imagen fiel de lo que fue el Padre de la Patria.

¿A qué podría deberse la diferencia entre la nueva imagen y las clásicas?

La reconstrucción facial forense es una herramienta excelente para lograr una primera aproximación al rostro de una persona de la que apenas se tiene su cráneo. Sin embargo, no es posible usando esa tecnología por sí sola lograr al cien por ciento una imagen fidedigna. Factores como el color del cabello, de la piel, detalles de la nariz y sobre todo los labios, no pueden ser conjeturados en base a los huesos faciales. Es por eso que muchas reconstrucciones de personajes antiguos apelan a datos poblacionales para aproximar tales aspectos.

Al reconstruir una figura conocida como Bolívar, esos detalles no proporcionados por la tecnología, deben ser tomados de los testigos directos.

Es conocido que en su tiempo el Libertador afirmó que el retrato de Gil de Castro era “el de mayor exactitud y semejanza” que de su persona se había realizado. Sin embargo, Diego Bustillos Beiner afirma que se trata de una obra un tanto “halagadora” hacia la figura del Libertador, pues en su opinión, en ella se representa la piel del prócer, un tanto aclarada, además de que se le eliminan muchas de sus líneas de expresión. Esto podría explicar el hecho de que Bolívar sintiera una lógica predilección por esa pintura en particular.

De cualquier manera, podría afirmarse sin temor a equívocos, que los cuadros principales de Simón Bolívar, entre los que se incluyen los de Gil de Castro, Meucci, Roulan, José María Espinosa y muchos de los anónimos, representan imperfectamente a una misma persona, mientras que la reconstrucción realizada por el gobierno de Venezuela en 2012 pareciera representar a alguien diferente.

Algunas dudas razonables

En entrevista publicada en el diario El Tiempo de Colombia el día 2 de agosto de 2012 por la periodista Valentina Lares Martiz,  Philipe Froesch afirma: “…Su rostro fue compuesto con base en una mezcla mestiza que calcularon las antropólogas…”, lo que confirma que el aspecto poco hispano de la imagen le fue indicado directamente por terceros.

Si se toma como válido el cálculo étnico del equipo de antropólogas, entonces se pone en duda automáticamente la herencia genética del Libertador, la cual es conocida al menos para cuatro generaciones anteriores a él. Adicionalmente, habría que encontrar todavía una explicación razonable al hecho de que ninguno de sus retratistas lo percibiera con tales facciones.

bolivar-chavez En el interesante libro de Diego Bustillos Beiner, el autor afirma al referirse a la boca del “nuevo rostro” de Bolívar que: “…la distancia entre la nariz y la punta de la barbilla es enorme, casi podríamos decir, anormal…”. Sin embargo, cuando se superpone la imagen del fallecido Hugo Chávez con la imagen propuesta se obtiene una correlación perfecta entre la posición de línea del cabello, ojos, nariz, boca y mentón.

Es decir, que esa distancia “anormal” a la que se refiere Bustillos Beiner, coincide más con Hugo Chávez que con las imágenes de Bolívar.

Más curioso aún es observar que el “mentón afilado” que aparece uniformemente en toda la iconografía y las descripciones, no está presente en la imagen propuesta. Sin embargo, causa al menos curiosidad ver como coincide grácilmente, cuando se coloca al lado de la imagen del que encargó la imagen.

No se pretende acusar a nadie de haber dado órdenes de hacer una imagen con un patrón prefijado.  Sin embargo, dada la evidente incompatibilidad histórica de la imagen, la intencionalidad, o al menos el intento de halago hacia la figura del entonces presidente Hugo Chávez, parece una hipótesis razonable.

Comentario final

El gobierno actual de Venezuela, afín a la memoria de Chávez, ha invertido una gran cantidad de recursos en rebautizar, no solamente las instituciones y empresas dentro del país, sino también los símbolos patrios.

Es así como en los últimos años se ha cambiado la bandera de Venezuela, el escudo, la constitución, el huso horario, el nombre y valor de la moneda, y por si fuera poco, el mismísimo nombre del país para agregarle la palabra “Bolivariana” que alude al partido gobernante.

En este escenario de refundación total de la patria y su simbología, causa suspicacia la aparición de esta nueva imagen del Libertador.

El Bolívar que se está impulsando con fuerza dentro del imaginario colectivo, ya no parece (como sabemos que lo era) un descendiente de españoles. El nuevo es un Bolívar mestizo, zambo, que contradice a pintores y a testigos presenciales, pero que encaja perfectamente en el discurso ideológico del partido de gobierno.

 

Alfredo Limongi

Twitter.com/alfredolimongi

Facebook.com/alfredolimongi

NOTA: Las opiniones expresadas en artículos de opinión y remitidos en general, no necesariamente reflejan la opinión de Noticias Curazao. Cada autor es responsable por el contenido de sus artículos.

Comparte

One thought on “La nueva imagen del rostro de Simón Bolívar, ¿hiperrealismo o distorsión?

  1. Excelente articulo. En resumen, el Bolivar nuevo es un “muñeco” creado por la “obsecion” del difunto presidente, que queria “El nuevo libertador” una especie de “Robin Hood tercermundista”. Definitivamente la gloriosa imagen del hombre mas grande de suramerica ha sido pisoteada por unos hipocritas oportunistas, ladrones y corrputos de cuello blanco, que han dañado nuestra hermosa patria.

Comments are closed.