Sobre el respeto a los resultados electorales en Venezuela

siguenos-en-facebook

image

Por Alfredo Limongi – Durante estos días he leído comentarios de mis amigos oficialistas mencionando que la oposición solo acepta los resultados cuando estos le son favorables. He hecho lo posible por no responder comprendiendo que el golpe electoral recibido por el partido de gobierno está aún muy reciente. Sin embargo, lo sucedido hoy en la Asamblea Nacional activando un Parlamento Comunal, me obliga a formular algunas preguntas:

1.- ¿Implementar por la fuerza los artículos explícitamente rechazados por votación popular en la Reforma Constitucional propuesta en 2007 (Regiones de Defensa / Consejos Comunales / Comunas / Poder Popular / limitaciones a la propiedad privada / centralización / múltiples vicepresidentes) no es desconocer los resultados del referéndum de ese año?

2.- ¿Llevar a cabo una segunda consulta violando la constitución para autorizar la reelección indefinida cuando el artículo había sido explícitamente rechazado por votación popular pocos meses antes, no es desconocer los resultados del referéndum anterior?

3.- ¿Que el CNE publique todos los resultados finales de las votaciones en Venezuela excepto cuando pierde el partido chavista, no es desconocer los resultados electorales?

4.- ¿Desmontar la Alcaldía Metropolitana, quitarle el grueso de su presupuesto, despojarla de su sede y nombrar un órgano alternativo designado directamente por el presidente para ejercer las funciones de ésta, luego de perder la elección, no es desconocer los resultados?

5.- ¿Montar gobernadores paralelos (protectores) en los estados donde la oposición gana las elecciones, manejando presupuestos mayores que los de la misma gobernación, no es desconocer los resultados?

6.- ¿Montar un Parlamento Comunal justo después de perder abrumadoramente una elección parlamentaria, no es desconocer los resultados?

La oposición en Venezuela, a pesar de las comprensibles presiones internas producto del conocimiento de lo injusto del sistema electoral venezolano, solo ha dejado de reconocer una elección: la presidencial del año 2013.

Una revisión de los cuadernos de votación en esos días difíciles por parte del C.N.E., le habría ahorrado al país mucho de lo que luego sucedió. De hecho, estoy convencido de que habríamos tenido un presidente distinto.

Veamos el otro lado de la ecuación.

El oficialismo en Venezuela tiene control completo del proceso electoral en Venezuela. Se juega bajo sus condiciones, las campañas muestran una inmensa desproporción en términos de financiamiento y cobertura mediática, las votaciones son custodiadas por su milicia y observadas por el menor número posible de organismos internacionales. A esto hay que sumarle, que los órganos judiciales encarcelan líderes opositores, expropian partidos completos e inhabilitan a candidatos del bando contrario.

En resumen, las elecciones en Venezuela están en la actualidad diseñadas para garantizar la permanencia del partido chavista en el poder. En tales condiciones, no es una gracia escuchar a un presidente decir que acepta un resultado adverso. Aceptar los resultados es escuchar cuando el país habla y respetar en su totalidad lo que éste dice.

Venezuela habló muy claro el 6 de diciembre. Respetar los resultados y aceptar las consecuencias que dentro del marco legal se produzcan, no es hacerle un favor a nadie.

Es una obligación democrática.

NOTA: Las opiniones expresadas en este artículo no necesariamente reflejan la opinión de Noticias Curazao. Cada autor es responsable por el contenido de sus artículos.

la-dulceria3

Comparte