Comunicado del Consulado de Venezuela en Curazao

siguenos-en-facebook

WILLEMSTAD – El pasado Miercoles 9 de septiembre de 2015, el Consulado de la República Bolivariana de Venezuela en Curazao emitió un comunicado con relación al cierre fronterizo, el cual presentamos a continuación:

COMUNICADO 

El Consulado de la República de Venezuela en Curazao, garante de los intereses de nuestra querida Patria, fieles a los ideales políticos de Nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez Frías y al Gobierno presidido por nuestro Presidente electo democráticamente Nicolás Maduro Moros, impulsador en la Región de la Diplomacia Activa de Paz, se solidariza y reprocha de forma contundente las pretensiones de desestabilización, violencia, paramilitarismo, guerra económica y desprestigio, que factores externos vienen fraguando en contra de nuestra Patria libre y soberana, las mismas puestas en marcha a través de una Operación denominada “TENAZA”.

Venezuela, en su larga historia siempre se ha destacado por dar cobijo a ciudadanos de diversas nacionalidades, que por una u otra razón han inmigrado a nuestro país, españoles, italianos, alemanes, portugueses, ecuatorianos, peruanos, ciudadanos de todo el mundo. Por su cercanía en mayor número a muchos hermanos colombianos, estos últimos obligados a salir de su país derivado de la históricamente difícil situación económica y el deterioro de su calidad de vida, producto del Conflicto Armado, que por décadas han vivido, actualmente en Venezuela residen más cinco millones seiscientos mil inmigrantes colombianos.

Hoy la República Bolivariana de Venezuela, sufre los embates, tanto internamente como en su frontera del mal y la violencia del paramilitarismo, es por ello que el Gobierno Venezolano, en pleno ejercicio de su deber constitucional de tutela efectiva de los derechos venezolanos, y por ser un país libre y soberano, decide decretar el Estado de Excepción y cierre provisional de su frontera, a fin de poder tomar medidas que minimicen y neutralicen la embestida de violencia paramilitar que hoy nos acecha, articulada con atentados socioeconómicos, extracción de nuestros alimentos, medicinas y bienes, que han conllevado incluso a la extracción exponencial de nuestra moneda para aprovechar su valor de cambio y obtener bienes esenciales a muy bajo costo, socavando en forma violenta la frontera en común, procurando lesiones graves a los derechos de la población fronteriza colombo-venezolana y su derecho al desarrollo humano en paz. Venezuela no seguirá permitiendo la incursión de paramilitares ni grupos violentos, procedentes de la hermana República de Colombia, que vienen ejerciendo el secuestro, sicariato, extorsión, además del alto contrabando de extracción de insumos primordiales.

La República Bolivariana de Venezuela, ha dejado claro a través de la historia que siempre ha dado la batalla por el respeto hacia las demás naciones, la libertad, la soberanía y el respeto por los Derechos Humanos, por ello conserva la esperanza que la situación que hoy viven dos países hermanos lleguen a buenos términos. Lo propio se espera en cuanto al tema de Guyana, donde el Presidente de la República, Nicolás Maduro mantiene el diálogo a través de la vía diplomática en cuanto a las acciones emprendidas por el Gobierno de Guyana ante el conflicto territorial del Esequibo, situación que ha sido elevada a instancias internacionales como la Organización de Naciones Unidas (ONU), Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), entre otras.

Venezuela está consciente que en la era actual, el respeto a la soberanía de las naciones, muy especialmente América Latina y el Caribe, han sido objeto de ataques para su resquebrajamiento, por parte de actores cuyos intereses pretenden mantener su hegemonía en pleno siglo XXI y frenar el avance de los liderazgos emergentes en la Región, muy especialmente en el caso de la República Bolivariana de Venezuela, con el avance logrado por el Comandante Eterno Hugo Chávez Frías, UNASUR, CELAC, ALBA, PETROCARIBE, entre otros legados, que ha continuado nuestro Presidente Obrero, Nicolás Maduro Moros.

Comparte