Holandeses antillanos ya no podrán emigrar fácilmente a Holanda

siguenos-en-facebook

holandaLA HAYA – Recientemente algunas instituciones y medios han señalado que las autoridades de Holanda han estado poniendo algunos obstáculos a personas de nacionalidad holandesa que desean residenciarse en el país europeo, lo cual afecta particularmente a los ciudadanos de otros países que forman parte del Reino Holandés: Curazao, Aruba y San Martín.

La administración del actual gobierno holandés, tanto a nivel central como municipal se ha vuelto sumamente exigente a la hora de admitir nuevos residentes. A principios de 2015 se introdujo la llamada “participatiewet” (Ley de Participación), lo cual ha sido un problema para los habitantes de Curazao, Aruba y San Martín que han querido establecerse en Holanda esperando recibir ayuda social financiera (uitkering). Sencillamente, estas personas ya no son elegibles para recibir tal beneficio, de acuerdo con las informaciones recibidas.

Según el portal NoticiaCla.com, Nuris Dabian, quien es Coordinadora de Asuntos Sociales y Culturales de Aruba en Holanda, señaló que desde finales de 2014 se han estado reportando muchos problemas de índole social por parte de muchos arubeños residenciados en Holanda.

La Sra. Dabian expresó que Holanda ya no es la misma de antes, en donde las personas eran elegibles para recibir ayuda social y seguro de vida. Anteriormente solo bastaba con tener una dirección para poder inscribirse como residente en la municipalidad (Gemeente). Ahora, si una persona utiliza la dirección de un amigo o familiar que ya esté recibiendo ayuda social, el monto de la misma se reduciría solo por haber admitido a una persona más en su lugar de residencia. Por esta razón, muchos curazoleños y arubeños que viven en Holanda no podrán ayudar más a sus amigos o familiares a registrarse como residentes en la municipalidad. Una persona que no se inscribe en la municipalidad, prácticamente no puede hacer nada, y mucho menos aplicar para recibir ayuda social.

Otra medida nueva es que aquellos residentes que tengan a una o a más personas registradas en su dirección, deberá pagar aún más impuestos cada año. Igualmente hay otros gastos de servicios públicos que aumentan por cada habitante extra registrado en una misma dirección.

Esta medida ha hecho que muchas personas que habían recibido a otras en sus casas, al enterarse de las consecuencias financieras, han  tenido que desalojar a sus huéspedes, por lo cual hay una cantidad de personas que se han quedado repentinamente en la calle, sin tener a donde ir.

Algunas organizaciones como Arubahuis (Casa de Aruba), entre otras, se han visto en la necesidad de idear planes para socorrer a estas personas.

Comparte